Ocho mil doscientos Kilómetros.(Español)

Hoy hace frío, demasiado, ni siquiera las frazadas me protegen y tiemblo. Recuerdo que, cuando era un niño, mi abuela preparaba el café con leche  y nos cubría con sus alas grandes de ángel, como era. Nos decía siempre: “Quisiera prepararles un a taza de chocolate”.
El chocolate era un lujo que no nos podíamos permitir , como tantas cosas en Cuba, donde “permitir” era una palabra sin permisos. La única cosa que nos consentían era saber que todo era prohibido y ,sobre todo, que  si algo faltaba era culpa del “bloqueo”… Ese monstruo grande con ocho brazos, que llegaba de todas las partes del mundo y, si le cortabas un brazo, le crecían otros dos y resultaba invencible.  Así, desde niños nos habituamos a saber que,si algo nos faltaba, era culpa del bloqueo.
Un día descubrimos que algunas cosas no eran tan prohibidas como  nos habían dicho, y ese día algo empezó a cambiar dentro de mi. Hubo quien justificó a aquellos que nos decían siempre NO y hubo quien comenzó a pensar que si todos no éramos iguales , como las costumbres idealistas nos habían enseñado, entonces en otras cosas nos habrían mentido en la misma forma.
Ese día lo recuerdo, hoy que tengo frío, porque fue el momento en que decidí de volar.
Descubrí el sueño de libertad que se escondía en los quizá de mi abuela y en los silencios de mi madre y, aunque hoy tiemblo lejos, se que el chocolate caliente que deseaban lo pueden beber hoy, pensando en mi: que siento el perfume junto a ellas, con mi mente, desde aquí, a ocho mil doscientos kilómetros de distancias.


Escrito 24 diciembre del 2000, ocho meses después de haber abandonado Cuba.


Ottomila duecento chilometri.(Italiano)
Oggi fa freddo, troppo ,neanche le coperte mi proteggono e tremo. Ricordo, da bambino, mia nonna che preparava il caffellatte e ci copriva con le sue ali enormi come angelo qual’era. Ci diceva sempre: “Vorrei prepararvi una tazza di cioccolata”.  La cioccolata era un lusso che non ci era permesso, come tante altre cose, a Cuba dove, anche “permettere”, era una parola non permessa. L’unica cosa che ci era concessa sapere era tutto ciò che era proibito e, soprattutto che,  se qualcosa mancava, era colpa dell’embargo… Quel  mostro  grande con otto braccia, che arrivava da tutti i confini del mondo.  Se gli tagliavano un braccio altri due erano pronti a crescere. Così, noi bambini ci abituammo a sapere che, se non potevamo avere qualcosa, era colpa dell’ embargo.
Un giorno scoprimmo che alcune cose non erano poi così vietate come ci avevano detto!  Quel giorno qualcosa cominciò a cambiare dentro me. Ci fu chi giustificò quelli che sempre dicevano NO, e chi pensò che, se tutti non eravamo uguali, come l’abitudine idealista insegnatasi, allora, anche in altre cose ci avevano ingannato nella stessa maniera.
Quel giorno lo ricordo oggi che sento freddo, poiché fu il momento in cui decisi di volare via.
Scoprì il sogno di libertà che si nascondeva nei “forse” di mia nonna e nei silenzi di mia madre. Benché oggi tremi lontano da loro, so che la cioccolata calda che tanto desideravano offrirmi, la possono gustare pensando a me: ne sento il profumo insieme a loro, qui, a ottomiladuecento  chilometri di distanza.


Scritto il 24 Dicembre del 2000, otto mesi dopo aver abbandonato Cuba.

Safe Creative #1007036731877

Anuncios

Acerca de Leonel Licea

Sueños y pesadillas de un apasionado de la vida convertidos en poesías. Sogni ed incubi di uno appassionato della vita, diventati poesie.

  1. Ernesto65 dice:

    Esta vez no sólo me has emocionado, me has hecho llorar, Leo, esta historia que nos cuentas tan bien y con pocas líneas, es la historia de muchos de nosotros que dejamos nuestra Cuba y no vemos la hora de poder regresar y reabrazar nuestras familias. Espero que tu abuela y tu madre, muy pronto, te puedan abrazar de nuevo.
    Un abrazo virtual y emocionado, amigo mío.

    • egomanías dice:

      Ernesto, estimado amigo, creo que a todos los cubanos que estamos lejos de nuestra patria nos una este sentimiento de impotencia que nos emociona cuando se habla de nuestra gente y de sus odiseas cotidianas para sobrevivir. Desgraciadamente no será posible abrazar a mi abuela, hace 5 años que nos dejó, pero se que esté donde esté yo la siento siempre conmigo.
      Gracias por tus palabras y un abrazo.

      • jimena011 dice:

        Por supuesto tú ya lo sabes, Leo, que nadie se va del todo mientras siga habitando en nuestros corazones.

        Puede que ella, tu querida abuela, ya no esté entre nosotros pero tú sigues manteniendo viva su esencia en esos preciosos y mágicos cuentos que escribes en los que la haces protagonista, en cada una de las sentidas poesías que dedicas a tu tierra.

        No es mi intención ponerte triste con este comentario (muy al contrario), ni tampoco extralimitarme en mi condición de amiga.
        Es sólo que, en estos días en que he necesitado calmar algunas dudas, he hecho mío el consejo que te daba acerca de abrir un libro de poesía al azar para encontrar respuestas y me he acordado de ella. También he pensado en lo mucho que me hubiera gustado tener a alguien que, de pequeña, me hubiera hecho regalos así. Tendría media vida ganada.

        De todas formas, no llegan tarde los consejos para mí, ni mucho menos los cuentos y las poesías.
        Es por esto que os doy las gracias. A ella, por ser así. A tí, por compartirla.

        Un abrazo.

        • egomanías dice:

          Querida Jimena, no me has puesto triste, al contrario, me alegra saber que aunque mi abuela no esté físicamente, su presencia está siempre dentro de mi, sus consejos y su sabiduría sigan siendo útil no sólo para mi, sino también para mis amigos.
          Me haces dos veces feliz, creo que, en cualquier parte esté en estos momentos, se sentirá orgullosa de haber encontrado tu sensibilidad, como solía decir cuando le gustaba una persona: “tienes un alma grande y yo la siento.”
          Gracias querida amiga.
          Un fuerte abrazo.
          Leo

  2. Ileana dice:

    Ay Leo, que triste historia nos cuentas. Se me queda un nudo en la garganta leyéndote mientras escucho esta canción de Carlos Varela, Habáname, que tanto me sabe de nostalgia. Recibe mi abrazo como si fuera de tu madre. Me voy con el llanto en los ojos y pidiéndole a Dios por los tuyos.

    • egomanías dice:

      Ese nudo, querida Ileana, es el nudo que oprima todavía la libertad de mi pueblo, no puedo contarlo, desgraciadamente, en otro modo. Gracias por tus palabras y un beso.
      Leo

  3. Amelia dice:

    Pronto pasará y la hermosa Cuba volverá a sentir la libertad. Es una tierra bellísima, sin desperdicio, ni en sus playas ni el interior. Y los cubanos sois seres especiales y extraordinarios.
    Pronto se podrá volver a Cuba, a disfrutarla de principio a fin, en el abrazo de toda la gente que se fue y de la que allí permanece.
    Yo tengo una cita en el malecón con más de un amigo.

    Y tomar un ron…o un chocolate caliente.

    Besos y abrazos cariñosos…y hoy llenos de lágrimas.

    • egomanías dice:

      No sabes cuanto deseo que ese día llegue, querida Amelia, creo que los millones de cubanos que vivimos lejos de nuestra isla, no deseamos otra cosa. Creo que ese día hasta los que no te conocen, te brindarán de la propia copa para festejar.
      Te mando un fuerte abrazo agradecido por tus lindas palabras.
      Leo

    • egomanías dice:

      Sentir estos maravillosos versos cantados, no sabes que emoción me ha provocado.
      Gracias por el regalo Amelia.
      Un beso gigantesco para ti.

  4. Jose Zuniga dice:

    Por dos veces el recuerdo. Hoy, con un texto de hace diez años; entonces, cuando lo escribiste con la piel en flor, en fecha y circunstancias señaladas. Pena y cariño transmiten tus palabras. Cuba me duele. No te lo había dicho hasta ahora, Leo.
    Y bella la canción de Carlos Varela, que no conocía, y el video que la acompaña.
    Abrazo

    • egomanías dice:

      Ese recuerdo, amigo José, no me abandonará nunca, y siento sinceridad en tus palabras cuando me dices que Cuba te duele, no me lo habías dicho nunca, pero me lo habías hecho entender indirectamente, leyendo un poema tuyo donde hablas de Cuba.
      Sobre la canción de Carlos Varela, su texto aunque hable de la capital cubana, es tan grande que si cambias el nombre de la ciudad, se adapta a cualquier ciudad de mi Cuba, por esto al escogí para iniciar esta selección musical. Me alegra que te haya gustado.Agradezco tu amistad y tus palabras.
      Un abrazo.
      Leo

  5. María Socorro Luis dice:

    Toda mi ternura, querido cubano…

    Soco

  6. paloma dice:

    Qué decirte de esas ausencias que tanto duelen y le hacen a uno sentirse amputado. Ausencia de tierra, de raíces y de corazones que en la distancia permanecen unidos por un hilo inseparable… qué decirte; Te abrazo.

  7. Isolda dice:

    Suscribo lo que tice tu amigo Enesto palabra por palabra. A todos lo que abandonasteis Cuba, volvereis a reuniros allá, es cuesión de tiempo. Emocionante relato. No concibo mayor tristeza que tener que dejar a los tuyos, quizá el verlo negro sobre blanco.
    Y si me permites, no para que lo cambies, sino para que la disrutes. La letra de Antonio Burgos (Cádiz), resulta doblemente sentida si la canta Carlos Cano. tambien la versión de la Pradera, sóla, es estupenda. Pero nadie como C.C. para darle ese ritmo de ambos lugares.
    Muchacho, ya falta menos y tú estás dejando el pabelllón muy alto.
    Besos que traspasen fronteras y alivien tu dolor.

  8. Claudia dice:

    Cuando partí hacia Cuba a finales de junio, no entendía los motivos de tanta añoranza entre los cubanos que conocía, después de haber conocido tu tierra entiendo perfectamente el por qué de tanto dolor y rabia, mezclados con impotencia.
    No te rindas, amigo querido. Recibe mi abrazo solidario y un beso de esperanza.

    • egomanías dice:

      Eso que no entendías , Amiga mía, son las contradicciones de la tierra cubana, de un parte llena de belleza , de la otra el sufrimiento, de un aparte el orgullo, y de la otra la humildad de su gente, de una parte el dictador y de la otra el pueblo, que a pesar de todo, ama su tierra.
      Gracias por tus palabras.
      Un beso grande.
      Leo

  9. Ana María García dice:

    Un relato escrito con las fibras del alma, como ha dicho José, con la piel en flor y conmueve, y hace pensar al sufrimiento de quien pide, solamente, de abrazar su familia.
    Un fuerte abrazo, Leo, y llénate de coraje, que no te falta pero sirve siempre tanto a ti y a todo tu pueblo.

  10. Alex dice:

    Commovente la tua storia, Leo, é incredibile come, ancora oggi, ci siano paese dove le dittature impediscono i più elementari diritti umani. Ti faccio un grosso in bocca al lupo per tutto, Leo, meriti di vivere senza questa sofferenza.
    Un abbraccio

    • egomanías dice:

      Sfortunatamente , anche se la parola che mi veniva spontaneamente non la posso scrivere, purtroppo oggi, nella mia terra é come hai detto, caro Alex, non smetterò mai di sperare che qualcosa cambi per il bene della mia gente dentro e fuori dell’isola.
      Un forte abbraccio.
      leo

  11. migli2007 dice:

    Tu escrito conmueve tanto que una lacrimuccia, sola, solita aparece en mis ojos. Mi corazón, mi ser entero, solidario a tanta injusticia, reacciona fuerte, en la piel y hago mía tu rabia, tu impotencia. Un día llegará, no se cuando, pero llegará, en que compartirás un café, una taza de chocolate o bien, solamente abrazarás a tu familia. Ese día llegará, porque estará prohibido prohibir.
    Un homenaje a tu abuela siempre presente, a tu madre, a tu pueblo.
    Mi solidaridad y cariño profundo hacia tí, tu familia, tus amigos. Un beso repleto de cariño matizado con gotas grandes de esperanza.

  12. Inés de la Caridad dice:

    No tengo palabras para expresarte mi afecto, Leo, te mando un fuerte abrazo y todo mi apoyo con la esperanza que puedas abrazar muy pronto tu familia.

  13. Luisa Martha dice:

    Es una historia que duele, no creo que una persona normalmente sensible pueda quedar indiferente al sufrimiento que se desprende de tus palabras.
    Un fuerte abrazo.

  14. Jesús de Dios Martínez dice:

    El relato es tan sincero que tu dolor se nos pega en la piel, Leo, es palpable el sufrimiento y la rabia escondida por años. Te deseo de reencontrar los tuyos.
    Un abrazo fuerte, también de parte de mi madre.

  15. mayde dice:

    Es un escrito bello y triste, Leo
    A mí también me duele tu tristeza, no sé que decirte…
    Te dejo otra canción de tu Silvio, que imagino reflejará mucho tu tristeza y un abrazo muy fuerte 🙂

    • egomanías dice:

      Gracias por tu regalo, maravillosos poema y música.
      “…confiado en que una tarde, de hacer que si te miras, te mires al mirarme.”
      Que mas puedo pedir.
      Un beso apra ti.
      Leo

  16. Silvia dice:

    Querido amigo cubano, espero que tu patria vuelva a ser libre. Aquí en Costa Rica, muchos viven diciendo que en Cuba son libres porque no tienen padrones y todos tienen escuelas y hospitales, pero tus palabras son tan dolorosas y sentidas que me hacen pensar que no falte esto para vivir en libertad.
    Besos para ti.

    • egomanías dice:

      Querida Silvia, como escribí antes, mi tierra es la tierra de las contradicciones, es verdad que no pagas si vas al hospital, es verdad que todos tienen escuelas, y pueden estudiar y obtener un título universitario, pero a que te sirve estudiar si no eres libre de pensar?. La mayor contradicción de mi país es esta, te enseñan a pensar, pero cuando lo haces , te cortan las alas para impedirte de soñar y hacer realidad tu sueño.
      Gracias por tus deseos.
      Un fuerte abrazo para ti
      Leo

  17. albina80 dice:

    Entiendo la conmoción tuya y de quién te ha leído, me he conmovido yo, que estoy aquí con mi gente, con tu gente. Espero de poder abrazarte muy pronto yo también.
    Besos de tu tierra.

    • egomanías dice:

      Gracias por tus palabras Alba, sé cuanto has estado cerca de mi familia, y por esto te agradeceré en eterno.
      Un beso grande.
      Leo